El Peripatético

Libertad e intuición

Monday, February 06, 2006

De la guerra de Eurabia

Después de estos días de sangre, fuego y violencia convenientemente televisadas realmente uno se pregunta ¿de que va esto?. Veamos, por lo que protestan estos individuos no es por la caricaturización del profeta sino por su mera representación. No nos equivoquemos que estas sean satíricas, burlescas o incluso injuriosas es simplemente un agravante pero el “crimen” es la mera representación gráfica del mismo. Aceptando esas premisas (difíciles de aceptar para aquellos que son de tradición católica o animista donde la imagen se convierte en religión en estado puro) podrían hasta entenderse las protestas. La pregunta pertinente es ¿por qué ahora? No sólo es que las dichosas caricaturas fueran publicadas hace meses sino que además llevamos representando a Mahoma siglos: Enciclopedias, grabados, dibujos escolares, cine...

Yo mismo recuerdo algún dibujo escolar que ilustraba la hégira con su cielo estrellado, arena del desierto, palmeritas y camello. En este post adjunto un grabado de mahoma que no me ha costado mas de 30 segundos en encontrar en Internet. Pueden hacer la prueba consulten alguna enciclopedia y es posible que encuentren una representación del profeta. Es que, ¿No se habían dado cuenta hasta hoy?

Quien se haya interesado alguna vez como funcionan los movimientos totalitarios (el comunismo es una escuela de lujo) sabe como funcionan. Están en guerra constante porque forma parte de su naturaleza y son alimentados de la existencia del enemigo. Lo intentan por todos los lados, si no es una cosa es por la contraria, retuercen los argumentos, mienten y movilizan su gente. Cuanto mas fuertes se ven más acosan, si se ven débiles contemporaneizan. Vamos, nada nuevo bajo el sol. El mecanismo es simple encienden el fuego, lo atizan y si se crea el incendio es que la jugada les ha salido bien sino consiguen encender el fuego, eso es, la campaña no cala (gran aceptación popular o pillan al enemigo en horas bajas), prueban con otra cosa. Para ellos todas son acciones de guerra, unas fructifican y otras no. Ese es pues el negocio de los totalitarios, sus dividendos se miden en publicidad, polarización, miedo, servilismo, apaciguamiento. Lo dicho nada nuevo bajo el sol .

En este caso, la acción les ha salido bien y no tanto por que haya tenido un masivo seguimiento. He visto los videos de quema de embajadas y protestas y la verdad no me han parecido millones de personas desesperadas y ultrajadas. Han sido grupos dirigidos al mas puro estilo Pallywood (de obligado visionado). Aquí lo que ha fallado ha sido el enemigo: La horda multiculturalista no sólo no ha condenado los actos sino que además los ha justificado y ha reprendido incluso a los dibujantes. Pero error mas grave ha sido el de occidentalizar el debate. Se ha comenzado ha hablar de libertad de expresión, de respeto a otras ideas y religiones e incluso hasta de buen gusto. Todas esas son categorías occidentales que supongo le importan un comino estos señores. Pocos son los que he leído(ninguno en medios de masas) que esto es sencillamente un acto de guerra con al menos dos objetivos: Encorajinar a los propios haciéndoles creerse inmunes por la impunidad de sus actos y evaluar como esta el enemigo y ver por donde sangra. Hay quien ha añadido que también se trata de una cortina de humo para apartar la atención de temas mucho mas importantes, como la victoria de Hammas o asunto nuclear de Irán. La lógica del miedo es la siguiente: Si nos montan esto por unas caricaturas que nos harán si dejamos de soportar financieramente a la ANP o si metemos las narices demasiado en el enriquecimiento de plutonio.

Lo que podemos sacar en claro es que ellos saben como funcionan nuestras sociedades y saben prever los acontecimientos y manejarlos en su propio beneficio. La debilidad de occidente es tal que, no es que la respuesta a una crisis no sea efectiva, sino que ni siquiera se sabe identificar cual es la crisis. Este caso no tiene nada que ver con la libertad de expresión tiene que ver simple y llanamente con una guerra. Una guerra que no digo yo que sea de occidentales contra musulmanes sino una guerra de una elite musulmana que está ascendiendo al poder ha declarado a occidente, contra todo occidente.